¿En qué consiste la cavitación?

La cavitación son ondas ultrasónicas de baja frecuencia (32Khz+/-10%) y alta potencia (2.8 w/cm2) que generan vibración en forma de hélice, produciendo una implosión (estallido) en los adipocitos (células grasas), reduciendo su tamaño y degradándolas. Luego, estas grasas deben eliminadas por la orina a través de la acción del sistema linfático quien es el encargado de eliminar las toxinas de nuestro cuerpo. Por esta razón es fundamental la ingesta de gran cantidad de agua, automasaje con cremas y productos profesionales y realización de ejercicio para optimizar y acelerar los resultados.

¿Para quién está indicada?

Hombres y mujeres que tengan zonas de grasas “Problemáticas” que no bajan ni con dieta ni ejercicio, tales como abdomen alto, bajo, flancos, espalda (rollito del sostén), brazos, muslos, etc.

¿Cuáles son los resultados esperados?

La destrucción celular del adipocito se produce muy selectivamente generando resultados de muerte celular inmediata en un porcentaje disminuyendo medidas desde la primera sesión.

¿Cuántas sesiones son recomendadas?

Se aconsejan de 8 a 10 sesiones por zona (dependiendo del tipo y cantidad de grasa que tenga), realizadas 1 a 2 vez por semana. Todo depende de la evaluación de la profesional a cargo.

¿Cuáles son los cuidados post-tratamiento?

Tome 2 Litros de agua diaria y 3 litros el día que se realice el tratamiento. Realice auto masaje con movimientos de drenaje linfático (que se los enseñara la kinesióloga tratante) realice ejercicio para que las grasas que se licuaron y disolvieron sean eliminadas de forma más rápida por la orina. Mantenga una dieta y vida sana.